Un estudio realizado por el Institut Marqués de Ginecología, Reproducción Asistida y Obstetricia, ubicado en Barcelona (España),  demostró que los fetos pueden oír música y responder a ese estímulo desde las 16 semanas de gestación. Eso sí, la música debe ser emitida desde la vagina de la madre.

 

Según la Dra. Marisa López-Teijón, jefa de reproducción asistida de Institut Marqués y principal investigadora y autora del ensayo clínico, la fórmula para que los fetos oigan como nosotros es emitir música desde la vagina de la madre. El sonido que les llega por el abdomen de su madre casi no lo oyen, ya que los tejidos blandos del abdomen y del interior del cuerpo de la madre absorben las ondas sonoras. Lo percibe como un susurro y de forma distorsionada. En cambio, de la otra forma, 87 % de los fetos mueven la boca o la lengua y casi 50 % sacan la lengua al máximo.

 El ensayo clínico publicado en la revista Ultrasound se llevó a cabo en más de 100 pacientes embarazadas que se encontraban entre las semanas 14 y 39 de gestación. Las participantes se dividieron en tres grupos, en cada uno de los cuales se utilizó un tipo de estimulación fetal diferente: música emitida por vía abdominal, música por vía vaginal y vibraciones sonoras no musicales emitidas también desde la vagina.

Este estudio ofrece diferentes aplicaciones y ventajas. La más importante es que el dispositivo emisor de música desarrollado permite descartar la sordera fetal: si el feto responde a la música quiere decir que no tiene sordera y hasta ahora no había ningún método de diagnóstico prenatal.  Además, aporta una mayor eficacia y rapidez en las ecografías, ya que al inducir movimientos fetales, se ven mejor todas las estructuras  y se acorta el tiempo de exploración.

Con información de mujerhoy.com