La exposición a ruido durante el embarazo aumenta el riesgo de tener un niño con problemas auditivos, según indica un estudio sueco.

El estudio, realizado por el instituto de medicina medioambiental del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia, ha demostrado que la exposición a ruido durante el embarazo puede dañar la capacidad auditiva del feto, con un aumento del riesgo de hasta un 80% si se trabaja en entornos laborales ruidosos.

La pesquisa se basó en 1,4 millones de niños nacidos en Suecia entre 1986 y 2008. Los datos recopilados incluían información sobre la profesión de la madre, hábitos de fumar, origen étnico, índice de masa corporal, tiempo de excedencia y factores socio-económicos.

Los resultados indicaban que en el grupo de trabajadoras a tiempo parcial y a tiempo completo,  el ajuste de la tasa de riesgo para padecer una disfunción auditiva asociada la exposición a ruido ocupacional de la madre, cuando el ruido era superior a 85 dB en comparación con un ruido inferior a 75 dB, era de 1,27. En el grupo de trabajadoras a tiempo completo, la tasa de riesgo era de 1,82.

Con información de Heart-it