Los niños que son sometidos a cirugías del corazón en su etapa de infantes presentan riesgo de padecer hipoacusia, lo cual se asocia con inconvenientes cognitivos, de atención y lenguaje a los 4 años de edad.


En un grupo de 348 niños en edad preescolar que sobrevivieron a la cirugía cardiaca, los investigadores hallaron pérdida auditiva en 21% de los casos, lo cual es 20 veces la tasa de la población general.

La recomendación de quienes llevaron adelante el estudio es que a estos niños les sea evaluada su capacidad auditiva entre los 24 y 30 meses, para así aumentar sus posibilidades de recibir el apoyo médico a tiempo.

"Los niños que nacen con defectos cardiacos que hacen peligrar su vida requieren muchos cuidados antes y después de la cirugía”, explicó la líder del estudio Nancy B. Burnham, quien pertenece a la División de Cirugía Cardiotorácica en el Hospital de Niños de Filadelfia (CHOP). "Esta investigación le recuerda a los prestadores de salud a no pasar por alto las evaluaciones auditivas porque la detección temprana y la intervención puede reducir problemas posteriores en el neurodesarrollo”, agregó.

El equipo de especialistas consiguió, además, que los factores de riesgo asociados con la pérdida auditiva eran la edad gestacional menor a 37 semanas, una anomalía genética confirmada, y un periodo postoperatorio superior al estándar.

Asimismo, se mencionaron como posibles factores que contribuyen con la hipoacusia de los pacientes: ruidos de alta frecuencia en la unidad de cuidados intensivos, y la exposición a medicamentos con efectos secundarios que pueden dañar la capacidad auditiva.

Cabe destacar que los investigadores no contaron con la información relativa a cuantos de esos niños presentaban pérdida auditiva antes de la cirugía.

Carol Knightly, directora senior del Centro de Comunicación de la Infancia de CHOP, explicó que a todos los recién nacidos debería evaluárseles su capacidad auditiva al mes de nacidos, ser diagnosticados a los 3 meses y recibir los servicios respectivos de intervención a los 6 meses.


Con información de Science Daily