En niños con otitis media, un procedimiento sencillo como un globo nasal, “puede reducir el impacto de la pérdida de audición y evitar el uso innecesario e ineficaz de los antibióticos”, destacó un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Southampton.

El método fue aceptado con beneplácito por la comunidad médica, y el Real Colegio Australiano de Médicos Generales indicó que lo incluirá en el Manual de Libre Intervención Sin Drogas, como tratamiento para la otitis, informó la universidad.

 

El simple sistema consiste en que el niño sople a través de cada fosa nasal en una boquilla para inflar el balón, que luego envía el aire al oído medio, lo que ayuda a volver la presión a la normalidad y despeja la acumulación de líquido.

Los médicos de la investigación aclararon que se hizo con un control aleatorio para luego decidir utilizarlo a gran escala en beneficio de los niños de los centros de atención primaria.

El Dr. Ian Williamson destacó los buenos resultados luego de aplicarlo a 320 niños con otitis media con derrame, “Hemos encontrado que el uso de auto insuflación en jóvenes, y niños en edad escolar con otitis media con efusión es factible, segura y eficaz en la limpieza de derrames, y en una importante mejora de los síntomas, las preocupaciones y la calidad de vida”, dijo el médico.

La Universidad detalló a su vez que “es muy común que los niños pequeños desarrollen la otitis media con derrame (efusión), también conocida como otitis media adhesiva, en la que el oído medio se llena de líquido espeso, que puede afectar el desarrollo de la audición. Con frecuencia no hay síntomas, y los padres a menudo buscan ayuda médica solo cuando se producen dificultades auditivas”.

“Por desgracia, todos los tratamientos médicos disponibles para la otitis media con derrame, tales como antibióticos, antihistamínicos, descongestionantes y esteroides intranasales son ineficaces y tienen efectos no deseados, y por lo tanto no pueden ser recomendadas“, dijo el Dr. Williamson, quien es coautor del estudio publicado en la revista Canadian Medical Association Journal.

Estadísticas del Reino Unido demuestran que cuatro de cada cinco niños sufrirá alguna efusión del oído en los primeros 10 años de su vida. “La auto insuflación es un procedimiento simple, de bajo costo que se puede enseñar a los niños pequeños en un entorno de atención primaria con una expectativa razonable de cumplimiento”, añadió el médico, recomendando el tratamiento en niños mayores de cuatro con otitis media con derrame y como ayuda para tratar la pérdida de audición asociada e los pacientes.

Con información de La Gran Época